martes, 26 de noviembre de 2013

el otro no es un enemigo

Manifiesto de la Asociación para la Investigación y la Docencia "Universitas"





EL OTRO NO ES UN ENEMIGO





1. La semana pasada la Universidad Complutense ha vuelto a ser noticia por la irrupción de un grupo de radicales de extrema izquierda en la Facultad de Derecho que se saldó con varios heridos.

2. Ante esta situación, es necesario que se cumpla el ordenamiento jurídico, se deben prevenir los brotes de violencia sean del signo que sean y combatir sus efectos, y es necesario que las  autoridades  académicas  estén  a  la  altura  de  las  circunstancias.  Estos fenómenos son muy  preocupantes,  aunque  afortunadamente  siguen  siendo  esporádicos  a  pesar  de  todo  el sufrimiento social generado por la crisis.

3. Estos brotes de fanatismo y sinrazón nos interrogan a los que vivimos diariamente en la  Universidad. La consideración de que el otro es un enemigo, o te roba algo, o es tan incómodo  que más vale anularlo porque cuestiona tu pensamiento o tu manera de vivir, está en el fondo  de estos hechos. Es la clave de una sociedad enfrentada en facciones o de una incapacidad  para estimar lo que otro u otros pueden hacerte descubrir. Y, sin embargo, cuando uno se para  a  pensar  en  lo sucedido,  y  lo  compara  con  las  horas  pasadas  en  las  clases,  bibliotecas,  laboratorios, estudiando o investigando, discutiendo o pensando, lo que sale es la sorpresa de  poder descubrir la realidad. Esto es lo propio de la dinámica universitaria. Y es por eso que  estos episodios violentos resultan más hirientes y nos hacen preguntarnos: ¿cómo ha podido  pasar una cosa así? ¿Cómo estamos educando?  

4. A esta pregunta sólo se puede contestar desde hechos y experiencias que nos recuerdan  que es posible la convivencia, que todos los días suceden encuentros que rompen la violencia y  generan relaciones marcadas  por  lo  propio  de  la  universidad.  La  vida  es  un  bien  que se  ensancha al compartirlo, no algo a defender como en una trinchera siempre amenazada por  los demás. Los ejemplos son muchos y vale la pena no perderlos de vista. Es el caso de una  profesora que, sorprendida al encontrar a un alumno que ha sacrificado gran parte de la nota  de su asignatura por asistir a una manifestación, le dice: “yo no creo en los motivos de tu  lucha, pero creo en tí que luchas”. A partir de ahí nace una relación que hace que los dos  profundicen  en  las razones  por  las  que  desean  construir  la  universidad sin  necesidad  de  convencerse  mutuamente. También  es  indicativo  de  esta  dinámica  el  testimonio  de  una estudiante del campus de Somosaguas que vuelve a encontrarse con una compañera que hace  un  par  de  años  había  protagonizado  otro  episodio  de  violencia.  Su sorpresa  es  grande  al  descubrir que su compañera no ha olvidado el diálogo iniciado en aquel momento, en el que  ella presentaba su pertenencia eclesial como una experiencia inconfundiblemente liberadora.  Al  contrario: ese diálogo se ha  convertido en punto de partida para un  camino posible de  estima mutua. O lo que cuenta un estudiante de Historia que, participando en una asamblea  cuyo contenido ideológico no comparte, de pronto cae en la cuenta de que tanto él como el  que está interviniendo desean vivir con un ideal, y eso genera entre ellos una unidad más  fuerte que lo que les separa. Este tipo de encuentros humanos hace que valga la pena ir cada  día a la universidad, porque sólo el acento verdadero de estos encuentros humanos, de una  presencia  así,  hace  posible  el  diálogo  y  convierte  la  vida  universitaria  en  una  aventura  atrayente. Este es el reto: ¿puede nuestro ideal comenzar este diálogo con cualquiera?

Noviembre 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada