sábado, 27 de noviembre de 2010

cacharros útiles, cacharros inútiles

El almacenamiento en la nube resulta cada vez más frecuente. Sobre todo, se me ocurre, entre dos tipos de personas: (i) los que nos dejamos el pendrive en el trabajo, en casa o, sencillamente, lo perdemos; (ii) los que viajan mucho y temen por la seguridad de los datos almacenados en el portátil o en el pendrive. He probado diversos métodos de almacenamiento en la nube. Skydrive era prometedor, ofrecía mucho espacio, pero iba a paso de tortuga. Emplee Gladinet como simulador de disco duro colgando las cosas de Google Docs o del propio Skydrive, pero seguía con el mismo problema de lentitud. Finalmente probé Dropbox y, aunque me da menos espacio gratis, va rápido y es sencillísimo de manejar. Sincroniza los documentos en cualquier ordenador conectado a Internet que tengas. Y puedes manejar los archivos de tu disco duro virtual también a través del navegador. Lo recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada