sábado, 27 de noviembre de 2010

"esta es mi Sala y aquí mando yo"

No se equivoca ni el Consejo General del Poder Judicial ni el Tribunal Supremo al estimar inatacable en sus sedes la decisión del Juez D. José Antonio Gómez Bermúdez. Tampoco se equivoca Gómez Bermúdez acerca de cuál es su sala y de quien manda en ella, etc. El problema es de matiz. Me explico: si la letrada Doña Zoubida Barik Edidi vestía correctamente la toga, pero iba con pañuelo islámico, la incorrección en la indumentaria de la Letrada no está tan clara. Veamos:

- Por una parte, art. Artículo 187 LOPJ. 1. En audiencia pública, reuniones del Tribunal y actos solemnes judiciales, los Jueces, Magistrados, Fiscales, Secretarios, Abogados y Procuradores usarán toga y, en su caso, placa y medalla de acuerdo con su rango Nota de Comentario. 2. Asimismo, todos ellos, en estrados, se sentarán a la misma altura.

- Por otra parte, art. 37 R.D. 658/2001, de 22 de Junio, por el que se aprueba el Estatuto General de la Abogacía: 1. Los abogados comparecerán ante los Tribunales vistiendo toga y, potestativamente, birrete, sin distintivo de ninguna clase, salvo el colegial, y adecuarán su indumentaria a la dignidad y prestigio de la toga que visten y al respeto a la Justicia Nota de Comentario. 2. Los abogados no estarán obligados a descubrirse más que a la entrada y salida de las Salas a que concurran para las vistas y en el momento de solicitar la venia para informar.

¿Me pierdo algo? Si no me pierdo nada, y la letrada llevaba toga y un pañuelo no afecta a la dignidad y prestigio de la toga (hombre, si es un pañuelo estampado con un Miki Mouse o con la Barbie, yo qué sé...) y no informaba, sino que --como parece-- lo hacía otro Letrado ¿era incorrecto o contrario conforme a la ley vestir pañuelo? Pues creo que la ley no dice nada (y menos mal).

Bien, vamos más allá: supongamos que el magistrado en su Sala es dominus ex sideribus usque ad inferos y puede decidir respecto de todo tipo de detalles, lo cual se supone es imprescindible para la correcta administración de justicia; entonces sólo se me ocurre que desde el punto de vista prudencial, en el ejercicio de policía de estrados, el Señor Juez podría tener un poco más de tacto para evitar convertir una cuestión anecdótica en un motivo de fricción con la comunidad musulmana.

Agradeceré observaciones si me equivoco en todo lo anterior.

Se que últimamente escribo poco, pero no ando muy alto de inspiración bloguera.

Y dos versiones sobre el mismo tema: Almost Blue de Elvis Costello. Diana Krall se lo carga. Tracey no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada